Search
Close this search box.

¡Janick Maceta anuncia su retiro!

En entrevista, la flamante finalista del Miss Universo anunció su retiro luego de haber alcanzado lo que se había planteado desde un principio: que la escuchen para ser la voz de las víctimas de agresiones sexuales.

Janick Maceta se fue a vivir al extranjero cuando era adolescente, pero su corazón se quedó en el Perú. Esa pasión por el país la ha motivado a convertirse en la voz de miles de niños y niñas peruanos que son víctimas de agresión sexual, a través de su propia organización y como activista.

Ella viene a romper paradigmas y falsos estereotipos asignados a las reinas de belleza. “La corona es secundaria”, me dice la Miss Perú que fue segunda finalista en el reciente Miss Universo, pero que se ganó el corazón de todos. Su objetivo siempre ha sido usar las plataformas para difundir un mensaje que nos ayude a construir una mejor sociedad.

¿Desde cuándo te preparaste para el concurso?

Me preparé desde el primer momento en que tomé la decisión de competir y ser Miss Perú, en 2016. Competí 3 veces y en el 2020 logré ganarlo. Pero no lo habría logrado si no hubiera trabajado en mis debilidades. Es un trabajo muy arduo que consiste en una preparación física y mental gracias al equipo adecuado. He recibido mucha ayuda de diferentes personas, de diferentes lugares y nacionalidades que me ayudaron a salir adelante y en tan poco tiempo llegar lista a Miss Universo.

¿Cuántos años tenías cuando participaste por primera vez en un concurso de belleza?

En el primero tenía 20 años más o menos. Empecé un poco tarde porque hay muchas reinas que empiezan en los concursos de adolescentes, que compiten desde los 16, 17 años.

¿Qué te motivó?

Me llamó la atención que gracias a estas competencias somos escuchadas y va más allá de una preparación en pasarela, un vestido o cómo te ves, sino que nos dan esa oportunidad para usar la plataforma y poder trabajar con autoridades del gobierno o privadas, que es exactamente lo que vengo haciendo. Lo que me motiva competir es poder trabajar para mi país y trabajar por los niños que sufren de violencia sexual. Esa es la causa que yo abogo y por la que he creado la ONG Little Heroes Perú.

¿Qué tipo de trabajo hacen en Litttle Heroes Perú?

Lo principal es conseguir apoyo para que los niños y sus familias reciban el tratamiento psicológico, psiquiátrico, el apoyo legal, tender puentes entre entidades públicas y privadas. Eso es lo que hago actualmente.

En el concurso de este fin de semana dijiste que tu propia experiencia te había ayudado a convertirte en la propia heroína de tu historia. ¿Por qué lo dices?

Es tener la fuerza necesaria para seguir adelante y para salvar a más niños y niñas que pueden estar pasando por la misma situación. Existen muchas víctimas silenciosas de la impunidad. Cuando me paré en el escenario a hablar, era un mensaje para esos niños y niñas que son víctimas de agresiones sexuales. Quiero decirles que yo les creo, que voy a luchar por ellos y que no silencien sus voces.

Te fuiste a EE. UU. cuando eras todavía adolescente. ¿No sientes que has perdido el vínculo con tu país?

Los peruanos que vivimos en el extranjero se van a identificar al 100% conmigo. Cuando te mudas a otro país, tu corazón se queda en Perú y haces todo lo posible para seguir conectada. Todos los que vivimos en otro país siempre escuchamos música peruana y tratamos de cocinar nuestros platos. Siempre trato de conseguirme el ají panca, ají amarillo, la Inca Kola. Cuando voy al Perú trato de conseguirme todos los insumos peruanos porque es la única forma de sentir esta conexión con mi país.

Hay sectores de la población que consideran que, en vez de empoderar, las mujeres se vuelven objetos en estos concursos. ¿Qué responderías?

Bueno, gracias al concurso de belleza estoy conversando contigo y estoy teniendo entrevistas con muchos medios locales e internacionales. Es una ventana muy grande para crear y trabajar por cosas más grandes que las que se ven en una noche. Todas las reinas que competimos trabajamos por nuestros países. Cada una defiende una causa diferente. Todas tenemos un objetivo que es crear el cambio a largo plazo; entonces, si dicen que los concursos de belleza no empoderan a la mujer, les diría que vean más nuestras historias. Que investiguen un poco más sobre lo que hacemos y que también se unan y que defiendan lo mismo que nosotras.

¿Hay una percepción injusta?

Lamentablemente, hay un estigma muy grande alrededor de las reinas de belleza. Piensan que nosotras solo somos modelos, cuando cada una tiene una carrera, una ONG, fundaciones. Me gustaría que nos empiecen a ver como somos. Somos seres humanos que creemos en el cambio y tenemos fe de que podemos cambiar esta sociedad.

¿Sientes que tienes una responsabilidad con tu país o con las personas más vulnerables?

Siempre he tenido una responsabilidad. Antes del concurso incluso. Para mí es un compromiso que vengo trabajando hace muchos años en esta causa. Espero que esta exposición me permita abrir las puertas que necesito para seguir luchando por los demás.

¿Qué mensaje les darías a las niñas, jóvenes y adolescentes del Perú?

Les diría que no tengan miedo de ser ellas mismas. Que celebren su autenticidad. Todas somos únicas, hermosas y maravillosas en nuestra propia manera. Les diría que no se den por vencidas, que los sueños se cumplen y que, a pesar de que la sociedad a veces te trata de etiquetar, las mujeres estamos hechas para romper estigmas y estereotipos.

¿Vas a continuar en los concursos de belleza?

Ya me retiro. He logrado lo que quería lograr: que me escuchen, y solo espero contar con la oportunidad de tener las audiencias y que me den la oportunidad de abogar por los niños que sufren violencia sexual. He dado todo lo mejor de mí en ese escenario y he logrado hacer historia. Puse el alma, corazón y vida por mi Perú y seguiré trabajando por mi país.