GRUPO DE “CARIDAD” ENTREGÓ CUATRO MÓDULOS DE VIVIENDAS – EL SECTOR LOS ALGARROBOS.

El proyecto de construcción de cuatro módulos de vivienda de interés social fue ejecutado en el marco del programa de Techo Propio, con el apoyo de la empresa IMERT, además el aporte económico de muchas personas caritativas.

Entrega de módulos de vivienda, al sector los Algarrobos.

La presidenta del Grupo de Caridad de Moyobamba, Graciela Mendoza Ocampo, destacó el esfuerzo de los integrantes de su grupo, quienes han contribuido para hacer realidad la construcción de cuatro módulos en favor de las familias de escasos recursos económicos, que fueron beneficiadas con estas modernas infraestructuras que cuentan con todos los ambientes adecuados para una mejor calidad de vida.

En su discurso Graciela Mendoza, también manifestó que muchas manos solidarias se han extendido, desde los terrenos donados por su señorita hija, los títulos de propiedad por parte la notaria Ximena Goycochea, los aportes de algunas instituciones públicas y profesionales de gran corazón, fueron lo que sumaron para hacer realidad estas hermosas viviendas, en el sector Los Algarrobos de la ciudad de Moyobamba.

Uno de los beneficiados, Juan Tapullima, muy emocionado agradeció a todas las personas que participaron para hacer realidad esta obra, “nos sentimos muy contentos, este es un regalo de Dios”, exclamó.

Los módulos de vivienda fueron bendecidos por el Sacerdote Emerson Campos Aguilar, fundador del grupo de Caridad, quien, durante el acto religioso, entregó un llavero que portaba una sandalia como muestra de fe en honor a Santo Tomás, que camino por el país, sembrando amor y esperanza. “La sandalia de Santo Tomás”, con su habitual picardía, dijo que, para resolver la controversia, solo apuntaba la tradición: “poniendo el asunto en consejo para que unos digan blanco y otros bermejo”.

El Rvdo. Campos Aguilar, hizo referencia a este pasaje bíblico, para mostrar el ejemplo de los integrantes del grupo de Caridad, que desde el año 90, vienen haciendo una importante labor social, como el centro de salud parroquial “Santiago Apóstol”, que fue construido con aporte de muchas personas, “y que ahora me alegra ver que esté al servicio de la población”, sostuvo el religioso.

Estos módulos de viviendas cuentan con todos los servicios, agua, desagüe, queda el compromiso de los beneficiados trabajar para continuar mejorando los accesos de la calle, cunetas de aguas pluviales y contribuir con las áreas verdes del lugar. Este es un ejemplo de cómo cuando hay voluntad, aunque no sean muchos los recursos, se pueden hacer obras significativas, que la cambian la vida a las personas, sin embargo, existen instituciones sobre todo públicas, que, a pesar de manejar ingentes cantidades de presupuesto, no solo cometen irregularidades para apropiarse de dicho dinero, sino que encima lo administran mal, y terminan devolviendo lo que no fueron capaces de ejecutar correctamente.