Search
Close this search box.

Candidatos arrancan campaña en contravención a las normas sanitarias

Aglomeración de personas durante varias horas, contacto físico directo y, por ratos, retiro de la mascarilla. Expertos advierten los riesgos de relativizar la pandemia en pos del proselitismo.

El último sábado, el candidato presidencial César Acuña encabezó actividades en San Juan de Lurigancho y el Centro de Lima. Fotógrafos de El Comercio cubrieron el inicio de la campaña electoral del líder de APP y registraron indiscutibles infracciones a las medidas de seguridad contra el coronavirus.

Acuña y su comitiva no han sido los únicos en romper protocolos. El también postulante a Palacio de Gobierno, Daniel Salaverry (Somos Perú) y su cabeza de lista al Congreso, el expresidente Martín Vizcarra, recorrieron ciudades al norte del país y prodigaron abrazos a sus simpatizantes.

Además, a inicios de diciembre, Avanza País organizó un evento partidario para la presentación de su candidato Hernando de Soto. Fue una reunión de decenas de personas en un espacio cerrado. El caso de Alianza para el Progreso es, de momento, el ejemplo más extremo de restricciones ignoradas.

Peligro latente y falta de controles
Cerca de las 8:30 a.m. del 2 de enero, Acuña y sus candidatos a la vicepresidencia –Carmen Omonte y Luis Iberico– oficiaron un desayuno en el asentamiento humano La Fortaleza, del populoso distrito limeño de San Juan de Lurigancho. Los aspirantes apepistas al Congreso por Lima -una lista que lidera la exfiscal Gladys Echaíz- también asistieron a la actividad.

Los candidatos no solo comieron a poca distancia física sobre una mesa larga, sino que también propiciaron el contacto físico entre personas. Hubo toque de manos, bailes y abrazos. En el lugar, no se proporcionó permanentemente alcohol en gel ni tampoco se instaló algún punto para el lavado de manos. Cabe mencionar que todo el encuentro concentró a más de cien vecinos.

Posteriormente, alrededor de las 11 a.m., la comitiva se trasladó al Cercado de Lima para inaugurar el local de campaña, bautizado “La Casa del Progreso”. Para este acto, en el que participó un cantante local, algunos de los candidatos -incluido Acuña– fueron vistos sin mascarilla por varios minutos.

Desde la declaratoria del estado de emergencia nacional, el Gobierno restringió en el país el libre ejercicio del derecho de reunión. Y, por decreto supremo, promulgado a fines de noviembre, se ratificó la prohibición de “todo tipo de evento social, político, cultural u otros” que impliquen, precisamente, la aglomeración de personas.

A esto se unen las reglas generales de distanciamiento corporal de al menos un metro, utilización correcta de mascarilla y protector facial, además de lavado frecuente o desinfección de manos. Como lo informó este Diario hace unos días, no existe un protocolo específico de bioseguridad para actividades de campaña electoral en el contexto de la pandemia.